Traducido desde el más allá por Max Lesnik

 

 

 

Por lo que estamos viendo en relación a la política sobre Cuba del presidente Biden, es la misma que se trazó bajo el gobierno Republicano de Donald Trump. Tal parece que Trump dejó infectada la Casa Blanca con el virus del “Trumpismo”, una enfermedad   contagiosa que quien la contrae deja de pensar racionalmente y se convierte en un energúmeno, es decir como que tiene el Demonio dentro de sí.

 Es una especie de locura contagiosa que, entre los cubanos, se llega hasta el extremo de tomar por “Líder supremo” del “anticastrismo” a un personajillo de poca monta, que para decir verdad está bien para un programa cómico de la televisión “Cloaca” de Miami, pero no para que se le tome en serio cuando se trata de un asunto tan importante como el destino de la nación cubana.  Se trata de “Otra Ola” que, por seguro, no va a secar el malecón habanero.

El “trumpismo” es un mal tan contagioso, que, para curarlo, hay que salir en busca de un sacerdote que tenga conocimientos de “Exorcismo” a fin de que saque a la víctima el Diablo y la rabia que tiene dentro del cuerpo. Quien vio en el cine la película “El Exorcista”, sabe de qué cosa estamos tratando.

Los cubanos de la extrema derecha política, especialmente los del sur del Estado de La Florida- como que están contagiados con el Virus del “Trumpismo”, jamás votaran en unas elecciones por un candidato Demócrata, por más que se lo digan a Biden sus despistados consejeros políticos. De manera que es inútil que el presidente continúe con la política de odio contra Cuba, puesto que haga lo que haga, no conseguirá el voto de esos cubanos para un candidato del Partido Demócrata, puesto que ellos están contagiados con el virus del” Trumpismo”.

 En realidad, los únicos que votarían en la columna Demócrata son aquellos que creyeron en su traicionada promesa de su campaña presidencial, que decía que, con respecto a Cuba, su gobierno eliminaría las crueles medidas de Trump que tanto han perjudicado a la familia cubana.

Un amigo d El Duende practicante de la Religión Yoruba dice que es urgente hacer una “Limpieza” en la Casa Blanca a fin de exterminar el virus “Trumpista” que ha dejado allí el anterior inquilino, que como es bien sabido aspira a retornar a la presidencia de este país con el apoyo de esos cubanos del sur de La Florida, esos que el ingenuo de Joe Biden pretende conquistar a costa del pueblo cubano de la isla.

En resumen, que hace falta un Brujo para que haga una buena limpieza de “Trumpismo” en la Casa Blanca. ¡Cabio-sile Changó!