En realidad no veo nada raro ni extraño en el que las autoridades cubanas hayan denegado el permiso para una manifestación que algunas personas solicitaron. Cualquier gobierno del mundo puede y de hecho lo hace. Cuba está bajo un estado de guerra declarada por parte del gobierno norteamericano y en un estado de guerra, es muy entendible y aconsejable el que se restrinjan algunos derechos. En este caso en particular, nadie es tonto, por lo tanto, todos sabemos quiénes están detrás de esas peticiones. El mismo gobierno que le tiene el pie puesto en el cuello al pueblo cubano es el que paga, auspicia y dirige esos pedidos.
No estoy de acuerdo en que se prohíban las manifestaciones pacíficas, pero en Cuba, para que estas puedan existir, lo primero que tiene que pasar es que el gobierno de los Estados Unidos deje de inmiscuirse en sus asuntos internos, levantar todas las sanciones que le tiene impuestas a aquel país y acabar de aceptar que Cuba es libre, independiente y soberana, sin eso, es imposible que exista una manifestación en que no esté metida la mano del gobierno agresor.
Lo siento por el que le duela, por aquellos que rasgan las vestiduras hablando de derechos democráticos pero esa es la verdad, todo lo otros es paisaje.