La derrota electoral de los Demócratas en el Estado de Virginia- que Biden había ganado en las elecciones presidenciales- es un mal augurio para los próximos comicios de Medio Término en las que los Republicanos piensan y pueden recuperar la mayoría en la Cámara de Representantes y en el Senado.
Es evidente que esta derrota Demócrata
es por culpa de Biden por su conducta errática en el gobierno, así como de los malos consejeros a su lado.
La mejor prueba de ello es la de su política hacia Cuba, que en nada se diferencia de la de Donald Trump, a pesar de haber prometido todo lo  contrario en  la plataforma de su campaña presidencial.
Grandes males se ven en el horizonte para Estados Unidos si los Republicanos regresan a La Casa Blanca con Donald Trump.
Cuba debe olvidarse de Estados Unidos – con la guardia en alto- y mirar hacia otros rumbos donde la cordura impere en los centros del poder. Más vale precaver que tener que lamentar .