Un sentido homenaje a Fidel Castro en este 25 de noviembre fecha en que el líder de la Revolución Cubana, partió hacia la inmortalidad, el abogado y escritor venezolano Alirio Almao habla de las virtudes de Fidel y de su indiscutible humanismo.

Alirio Almao el autor del libro   “Siempre al lado de la Revolución” dedicado a Cuba, con sentidas palabras ofrece una atinada opinión sobre la obra revolucionaria del líder histórico  de la revolución cubana

Hoy RADIOMIAMITV agradece el gesto de Alirio quien ha escritos varios libros sobre Cuba y su revolución y es un estudioso de la obra de Fidel y es que VENZUELA Y CUBA están tan unidas como Fidel y Chávez y como Bolivar y Martí en la unidad de los pueblos de América

Hoy nuestra redacción de RadioMiamitv junto a este mensaje del colega de Maracaibo, queremos recordar cuando a inicios del triunfo de la revolución, Fidel visita Nueva York, el 24 de abril de 1959. Allí, en el Parque Central, se refiere a la asistencia multitudinaria de los latinoamericanos, con la presencia nutrida de norteamericanos. Era el mejor argumento en favor de la revolución democrática, humanista y justiciera de Cuba. Puntualizaba: «Los pueblos tienen una percepción muy clara para conocer a los hombres, los pueblos tienen una inteligencia muy clara para distinguir a los hombres, los pueblos no pueden ser confundidos fácilmente, los pueblos comprenden con la razón, pero sobre todo comprenden con el corazón». Muestra de la necesidad de justicia, de los sentimientos, valores inevitables del humanismo.
El 29 de agosto de 1960, en el acto de graduación de los maestros voluntarios a su regreso de la Sierra Maestra, celebrado en el teatro Auditórium de La Habana, expresó: «…hemos estado trabajando para el futuro, no cabe duda de que todos tenemos una gran tarea para el futuro. De carne y hueso somos todos, todos tenemos muchas ilusiones, de una clase o de otra; hoy cada cubano va encauzando sus anhelos personales dentro de un gran anhelo nacional, dentro de un gran sentimiento de solidaridad con los demás, ayudando a los demás, dándoles y quitándoles a los demás y así se va encauzando el sentimiento de toda la nación, se va encauzando el anhelo nacional y el anhelo de cada uno de los hijos de esta patria