El enfrentamiento crece con Rusia avanzando sobre un país enloquecido por un comediante preocupado más por su carrera política que por las muertes inminentes de una población poco preparada para luchar, incluso con el cuidado de las fuerzas armadas. Las sanciones recurrentes contra los adversarios estadounidenses no fueron suficientes, después de todo nunca fueron utilizadas en la invasión estadounidense a Libia, Irak o Afganistán, el silencio de la ONU y la OTAN fue estridente en estos casos.
Un presidente ucraniano torpe, un Biden perdido intentan amenazar a Putin y Xi Jinping

Involucrado en un asunto que podría derivar en algo devastador, sin poder enfrentar a Rusia ni ayudar a los aliados, Biden se embarca en un peligroso choque de insultos. Rusia llegó a decir que Biden escupió ‘insultos personales’ con la acusación de ‘criminal de guerra’ sobre Putin. Dmitry Peskov, un portavoz del Kremlin, lo llamó ‘irritabilidad de Biden’ motivado por el «olvido» y la «fatiga».

«Escuchamos y vemos declaraciones que en realidad son insultos personales al presidente Putin”, dijo Dmitry Peskov a los periodistas. “Dada la irritabilidad del señor Biden, su fatiga y, a veces, sus olvidos… fatiga que conduce a declaraciones agresivas”, no haremos evaluaciones duras. , para no causar más agresión», confirmó Peskov. Biden ha descrito peligrosamente a Putin como un «dictador asesino», y el secretario de Estado, Antony Blinken, dijo el jueves que está de acuerdo en que se están cometiendo crímenes de guerra en Ucrania y ha adelantado las amenazas, «los crímenes de guerra de Putin, los pagará de una forma o de otra».

“Putin está infligiendo una devastación y un horror espantosos en Ucrania, bombardeando edificios de apartamentos, hospitales de maternidad, hospitales. Quiero decir, es horrible”, dijo Biden. “El mundo está unido en nuestro apoyo a Ucrania y nuestra determinación de hacer que Putin pague un alto precio”.

Del lado ruso, Peskov respondió inicialmente a los comentarios de Biden diciendo que eran «imperdonables». Encontramos esta retórica del jefe de Estado de EE.UU., cuyas bombas han matado a cientos de miles de personas en todo el mundo, inaceptable e imperdonable». El Senado de EE.UU. aprobó esta semana una resolución que investigará a Putin por crímenes de guerra, y Blinken dijo que los hallazgos de EE.UU. se utilizarían para ayudar a los esfuerzos internacionales para que el Kremlin rinda cuentas. Otro aliado de Estados Unidos, la Corte Penal Internacional, dijo a principios de este mes que estaba abriendo una investigación sobre posibles crímenes de guerra cometidos por Putin en su invasión de Ucrania.

Joe Biden llegó a amenazar incluso a la poderosa China. El presidente estadounidense informó al presidente chino, Xi Jinping, de las «implicaciones y consecuencias» si Beijing brinda apoyo material a Moscú en la guerra en Ucrania, dijo la Casa Blanca, después de que los dos líderes hablaron en un videollamada Xi respondió a Biden que la lucha entre Rusia y Ucrania no le interesa a nadie. El Comedido Americano, no detalló cuáles serían esas consecuencias.

La reunión se produjo en medio de las crecientes preocupaciones de Estados Unidos de que China podría ayudar a Rusia, ya sea proporcionando equipo militar o eludiendo las sanciones occidentales, en su ofensiva cada vez más brutal en Ucrania, que continúa poniendo a prueba las relaciones ya tensas entre Washington y Beijing.

Al gobierno de EE.UU. le preocupaba que China estuviera considerando ayudar directamente a Rusia con equipo militar para usar en Ucrania, algo que Pekín ha negado, a pesar de los informes de que Moscú ha presentado formalmente la solicitud. Mientras tanto, Beijing mantiene estrechos vínculos económicos con Kiev y Moscú y ha enfatizado la soberanía de Ucrania al tiempo que evita la condena absoluta de Rusia.

Mientras tanto, los diplomáticos chinos también insistieron en que Rusia tiene preocupaciones de seguridad legítimas que deben abordarse y se hicieron eco de las afirmaciones rusas de que Estados Unidos está trabajando en secreto en armas biológicas en Ucrania, una afirmación que ha sido rechazada por Estados Unidos y las Naciones Unidas. No rehuyó responsabilizarse por la invasión rusa de su vecino en Occidente, diciendo que «EE.UU. y la OTAN también deben comprometerse con Rusia para abordar el meollo de la crisis de Ucrania y aliviar las preocupaciones de seguridad de Rusia y Ucrania».

En definitiva, tenemos un conflicto regional, que en un error de comunicación y estrategia, puede azotar al mundo. Un presidente ucraniano cómico desprevenido en las cámaras y en la forma irresponsable en que lleva a su población a la muerte, una OTAN que aspiraba a ser la potencia militar mundial y EEUU metidos en un enfrentamiento imposible cuando se enfrenta a Rusia y China. Seguramente la retirada ucraniana puede salvar al mundo.