El activista cubanoamericano y Presidente  de Puentes de Amor, Carlos Lazo, respondió al senador Marco Rubio, quien  solicitó al FBI una investigación a dicho movimiento por sus reuniones con el presidente cubano Miguel Díaz-Canel, la última de ellas ocurrida en junio pasado.

OnCuba reproduce la respuesta de Lazo al senador floridano, quien en una misiva pide al FBI  “determinar si Lazo está actuando como agente extranjero no registrado del gobierno cubano”, según un reporte de El Nuevo Herald.

En dicha misiva, Rubio exhorta al director del FBI, Christopher Wray, a investigar a los miembros y chequear las actividades de Puentes de Amor, subrayando que el grupo tiene “conocidas asociaciones con el régimen cubano”.

Según este reporte, la carta del senador Republicano llega después de que Puentes de Amor se manifestara contra el embargo el pasado domingo en Coral Gables, hecho que al decir de Rubio forma “parte de un esfuerzo coordinado del régimen cubano para sembrar división, incitar al conflicto e influir en la política exterior de Estados Unidos”.

“La Ley de Registro de Agentes Extranjeros impone obligaciones de divulgación a las personas y entidades que trabajan como “agentes”, actuando bajo la dirección de gobiernos u organizaciones extranjeras. Las actividades que requieren registro incluyen trabajo político destinado a influir en la política exterior estadounidense”, subraya el Herald.

Respuesta de Carlos Lazo:

Sobre el intento del senador Marco Rubio de que el FBI investigue a miembros del movimiento humanitario Puentes de amor y al veterano de guerra y profesor Carlos Lazo.

Quiero agradecer al senador Marco Rubio. Nunca pensé que un senador de los EEUU se fijara en nuestro movimiento y nos elevara como lo ha hecho, pidiendo una investigación para Puentes de Amor y sus miembros. A propósito, quiero decir que yo estoy al habla con el FBI hace varios meses ya. Nosotros hemos recibido amenazas de muerte, contra mí, contra mi familia, y el FBI está al tanto de esto hace muchísimo tiempo. Le doy la bienvenida a cualquier investigación. Nosotros actuamos de manera transparente. Yo soy un maestro, un veterano de guerra de los EEUU, que hice lo máximo que podía haber hecho por mi país adoptivo, Estados Unidos. Y me pregunto qué ha hecho el senador Marco Rubio en ese sentido, además de hablar ahí en el Senado y de ponerse casi siempre del lado de las causas tristes para los pueblos de Cuba y Estados Unidos y para la humanidad, como la de pedir más bloqueo para Cuba o que los familiares no puedan visitarse.

El senador Marco Rubio me acusa por reunirme con el presidente Díaz Canel. Me reuniré con quien tenga que reunirme para pedir que se levanten las sanciones contra el pueblo cubano y para pedir que entre mi país natal, Cuba, mi madre, y mi país adoptivo, Estados Unidos, mi padre, existan mejores relaciones. En el pasado me he reunido con el senador Mel Martínez, con la congresista Ileana Ross Lehhinen, con el congresista Dan Burton (copatrocinador de la ley Helms-Burton) y tuve un pequeño diálogo respetuoso con el senador Ted Cruz. Y también me reuniría con el senador Marco Rubio para explicarle estos temas, porque él no ha estado nunca en Cuba, no conoce a la familia cubana, nunca ha paseado por las calles de La Habana.

Yo siempre he sido más que transparente sobre este tema. Siempre he dicho mi verdad, claro y sonriente. No hay ninguna contradicción en ser cubanoamericano y querer las mejores relaciones entre los dos países. Quien ha sufrido por más de 60 años la política de las sanciones es la familia cubana. Por eso me reuniría con cualquier persona, con cualquier líder para buscar eso.

He tratado de reunirme y llevar este mensaje tanto con el presidente Trump como con Biden y no lo he logrado, y terminé reuniéndome con una funcionaria del Departamento de Estado.

Le pido a los medios de prensa que hagan pública esta respuesta. Probablemente sean otros los que tendrían que estar preocupados con una investigación del FBI. No somos nosotros los preocupados. Somos hombres y mujeres, cubanoamericanos o no, que lo que pedimos es paz y amor.

¿Cuál ha sido nuestro “delito”? ¿Llevar leche en polvo para los hospitales pediátricos? ¿Llevar jeringuillas para la campaña de vacunación contra la pandemia? ¿Llevar Custodiol para que puedan realizarse operaciones de trasplante hepático a niños cubanos que lo requieren? Esto es lo que hacemos y hacen otras muchísimas organizaciones.

Al senador Marco Rubio, otra vez, gracias por elevarnos. Ojalá que el FBI tome cartas en el asunto y que haga una investigación, porque van a salir muchas cosas, pero no precisamente de Puentes de Amor y sus miembros, sino de personas, odiadores, que constantemente están intentando sabotear cualquier entendimiento entre nuestros pueblos.

¿A qué le tienen miedo? Le temen a que cada día son más personas que se dan cuenta de que el camino es el amor y no el odio. Eso lo demostró nuestra última Caravana de Miami. Cada día hay más personas que se dan cuenta de que esta política de sanciones contra Cuba no es práctica, y, aún más importante, es cruel e inhumana contra la familia cubana, la que vive en la Isla y la que vive en Estados Unidos.

Nosotros vamos a seguir luchando. Yo soy un veterano de guerra de los Estados Unidos, soy un médico de combate. Yo hice el máximo sacrificio que es ir a una guerra por mi país.