Cuba. Entrevista con Arleen Rodríguez: “El Código de las familias es un paso de avance que nos debíamos”

Por Geraldina Colotti, Resumen Latinoamericano, 23 de septiembre de 2022.

Arleen Carlota Rodríguez Derivet es una cara reconocida del periodismo cubano y latinoamericano. Graduada de Periodismo en 1982, ha sido corresponsal en provincia, editora de temas económicos, subdirectora y directora del diario Juventud Rebelde, hasta 1997. Entre 1998 y 2005 ha trabajado como editorialista, conductora de programas de radio y directora de la revista Tricontinental. Desde 2005 es panelista, moderadora alterna y subdirectora editorial de la Mesa Redonda, principal programa político de la Televisión Cubana. Colaboradora del Equipo de Comunicación de la Presidencia, también mantiene dos programas en la radio nacional. Forma parte de la presidencia de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC).

Arleen, gracias por tomarte el tiempo para esta entrevista. ¿Qué ha significado ayer y qué significa en la Cuba de hoy ser una comunista y una periodista comprometida?

Fui una joven comunista con importantes responsabilidades como directora del diario de la UJC. Hoy sigo siendo una militante comunista aunque ya no sea joven, tengo 63 años. Entonces y ahora ser comunista en Cuba significa en primer lugar eso: compromiso. Y antes participación, sacrificios, ejemplo, entrega a todas las tareas que aporten a la Revolución.

Aquí llegan noticias catastróficas sobre la situación en Cuba, se habla de la salida del mayor número de migrantes, de precios estratosféricos y de un descontento que podría derivar en otras protestas. ¿Se está preparando el terreno para una nueva campaña desestabilizadora?

Sí, hay una mayor migración y precios estratosféricos y descontento. Ese ha sido el plan de Estados Unidos desde que rompió relaciones con Cuba por no someterse, por hacer Reforma Agraria, por intentar una sociedad justa, por plantearse el socialismo a 90 millas. Lo que a mí me sorprende es que mucha gente se sorprenda -valga la redundancia – porque tengamos problemas económicos y migración alta y carencias terribles. Es lo que le ocurre a un país bloqueado hasta los extremos y enfrentado a una política cínica que aprieta buscando asfixiar y culpa a la víctima de su crimen. Llevamos 60 años de bloqueo, ahora reforzado con 240 medidas y una guerra mediática brutal que también es total por la diversidad de los medios en la era de internet.

En cuanto a la migración, es más cínico aún: somos los únicos migrantes del Tercer Mundo con una Ley que ampara y estimula la migración a Estados Unidos.

Una mexicana y una cubana llegan por el mismo camino a la frontera con EE.UU. A la cubana la reciben, la interrogan y basta que se declare perseguida para que le den status de refugiada, mientras que a la mexicana, cuyos ancestros vivieron en esas tierras robadas a México, será deportada sin ningún trámite, aunque esté huyendo de un posible criminal.

Yo no diría que se prepara el terreno para una nueva campaña desestabilizadora. Yo diría que se trata de dar el puntillazo final a la Revolución. La actual administración demócrata ha heredado de la republicana una política criminal hacia Cuba y un lógico desgaste producto de esa escalada coincidente con el impacto de la pandemia a nivel local y global. Sienten que falta un apretón más para el propósito declarado desde 1959 y aprieta más: ahora acaban de aprobar una nueva medida para impedir que se recupere el turismo al exigir visa a todo europeo que viaje antes a Cuba. Todo vale en la guerra de IV generación.

Pero Cuba también está entrenada en la resistencia. Aquí estamos, peleando. La noticia no es que se vayan tantos, es que todavía nos quedemos más.

Las brigadas médicas cubanas han conmovido al mundo, así como impuesto el respeto por el nivel de la investigación científica sobre las vacunas cubanas ¿En qué punto se encuentra el reconocimiento de las vacunas a nivel internacional?

Las vacunas creadas por la comunidad científica cubana, respondiendo a la solicitud del Presidente Díaz Canel de garantizar soberanía en el enfrentamiento a la COVID19, es una prueba tremenda de que hay mucha gente buena, brillante y patriota, al lado de la Revolución. No crearon uno sino 5 candidatos vacunales, de los cuales 3 son vacunas reconocidas y aplicadas en varios países, con los mejores resultados. Pero también se crearon protocolos de atención, medicamentos únicos, equipos complementarios. Bastó un llamado de la dirección del país, para que se desatara la creación con el mínimo de recursos. Por eso son héroes del Trabajo, los líderes de esos proyectos.

El referéndum sobre el Nuevo Código de Familia está a punto de ser votado. ¿En qué consiste y cuáles son las noticias más relevantes? ¿Por qué Cuba necesitaba renovar su código de familia?

El Código de las familias es un paso de avance que nos debíamos hace muchos años. Es acabar de entrar en el siglo XXI y superar lastres y prejuicios de otras épocas en el Derecho de familia. Como la nueva Constitución de la República, aprobada en el 2019, incluía originalmente el reconocimiento al matrimonio entre personas del mismo sexo y eso generó una polémica intensa en aquel momento, la Asamblea Nacional decidió aprobar una modificación general -ya no se menciona la diferencia de sexos en la definición de matrimonio-, pero se decidió llevar a referendo todo lo referente a las familias y ha sido maravilloso, novedoso, muy justiciero y humano el proyecto que estamos aprobando. Porque estoy segura de que lo aprobaremos, a pesar de los ataques y las descalificaciones de algunas instituciones y personas muy conservadoras.