VEA EN EL VIDEO ENTREVISTAS Y TESTIMONIOS ENTRE ELLOS DECLARACIONES DE ELENA FREYRE PINCHE AQUI 

 

 

Ana Belén Montes, exagente de inteligencia estadounidense y causa célebre de los DDHH fue excarcelada por las autoridades de su país.

Sin embargo, EE.UU. mantiene en tortura y aislamiento a centenas de presos políticos en cárceles privadas y los así llamados “Sitios Negros”.

Estas son las pocas palabras que Ana Belén Montes pudo comunicar al mundo en más de dos décadas desde el aislamiento forzado que le impuso su propio gobierno. 2001, Montes, exfuncionaria de inteligencia estadounidense era encarcelada por divulgar información clasificada sobre atentados terroristas contra Cuba. Solo esta semana, Montes fue excarcelada tras una campaña mundial por su libertad.

Convertida en un ejemplo de castigo, Ana Belén sufrió torturas y privaciones en uno de los capítulos más negros de las violaciones a los DD.HH. en la historia de Estados Unidos.

A EE.UU. le gusta denunciar a todos los países que no comulgan con sus criterios hegemónicos imperiales. De ahí que el tema de los DD.HH. se convierta en excusa para las injerencias. No obstante, en casa propia el mismo criterio de DD.HH. no aplica y,  así se tienen a centenas de seres humanos detenidos, encarcelados durante décadas o perpetuidad -entre tortura y aislamiento- solamente por sus convicciones ideológicas o el peligro intelectual que ellos o ellas representan.

Contexto en donde el Status Quo le tiene miedo a mujeres, profesores, activistas, periodistas y todo aquel que se atreva a denunciar las metodologías del Departamento de Estado y sus socios en el negocio imperialista. Assange, Peltier, Mumia Abu Jamal, Los 5 por Palestina, solo algunas de las víctimas de este sistema.

Aafia Siddiqui, doctora en neuróciencia de MIT y madre familia, condenada a más de 80 años de cárcel por criticar las políticas de Washington en Oriente Medio. Muchos se preguntan  ¿Cómo un gobierno puede ser juez, jurado y verdugo al mismo tiempo?

Marcelo Sánchez, Washington DC